Archivo del sitio

Remo para Acierto.com

El spot “Oficina” y el susto cada vez que sale por la tele.

O la cuenta de Twitter que se abren sólo para decir: ¡Hola! Este es nuestro anuncio de la tele… en fin… @AciertoCom ejemplo para la competencia de cómo NO estar en redes sociales…

La importancia del packaging, un arma para el hombre

Cuando llevar la comunicación y publicidad de un herbicida carece de atractivo llegó una agencia neozelandesa y dió con el punto. ¿Qué diferencia a un producto de otro en el lineal del supermercado? Nada o casi nada. Así que se pusieron manos a la obra y brifearon a su target, los hombres/amos de la casa. O el “hombre domesticado” como dieron en llamarlo. Y, ¿por qué? Es que el hombre que cambia los pañales y friega los platos sigue pensando en esas pelis de acción y findes de guerra con los amigotes.

herbicida, packaging

Nueva Zelanda es conocida por su pacifismo y por estar en contra de las armas pero, y si el hombre armado en este caso fuese ¿un héroe que lucha contra las plagas de “hierbajos”?

Es el nuevo héroe urbano, que no se mancha las manos para eliminar a su depredador enemigo. Es aquel que toma el 80% de sus decisiones de compra en el punto de venta.

Y es que las ediciones limitadas de las “botellas que disparan el producto” se acabaron en tan sólo una semana y el éxito se extendió al resto de productos de otras gamas de la marca.

Y es que… an emasculating chore is something men want to do.

Las buenas noticias que nos trae Ocaña

Buenas, muy buenas noticias

 01 Junio 2011Por Fernando Ocaña

Desde esta misma columna me he permitido en varias ocasiones el atrevimiento de reclamar un poco de amor propio hacia nosotros, hacia la publicidad, un sector que tradicionalmente se ha mirado al ombligo con deleite, pero sin el arranque suficiente para reclamar ante la sociedad y la Administración su auténtico papel como industria. Ya se sabe que en casa del herrero…

Pues bien, el Ministerio de Cultura ha reconocido por fin al Sector Publicitario (ahora prefiero ponerlo en mayúsculas) como Industria de Interés Cultural. Suena bien, pero significa más. Significa que obtenemos ese reconocimiento social del que goza el cine, las artes escénicas o la televisión, pero además supone que podemos acceder a una serie de ayudas exclusivas para este colectivo que antes jamás habíamos tenido.

vaca

Esta importante decisión del Ministerio de Cultura no viene por casualidad. Detrás está el trabajo del sector en su conjunto, liderado en este caso por la IAA ¿Qué tiene el cine o la televisión que no tengamos nosotros?. Pues para lo que nos ocupa, realmente nada. Simplemente ellos, en su momento, lo pidieron y nosotros, no. 

Pusimos en marcha la elaboración de un informe, financiado por prácticamente todas las ssociaciones de nuestra industria, dirigido por el profesor Juan Benavides de la Universidad Complutense, para explicar al Ministerio por qué podemos y debemos ser considerados una Industria de Interés Cultural. Los argumentos son, desde luego, inapelables.

Entre ellos destaca el papel que la publicidad juega como motor de la economía, la constante inversión que se realiza en I+D para crear herramientas de investigación sobre el consumidor y el cambio radical al que debe hacer frente el sector para adaptarse a las nuevas tecnologías y hábitos de consumo. Precisamente, en esta encrucijada se hace más necesaria que nunca la financiación con el fin de invertir en formación, en la creación de empleo juvenil y en el desarrollo de nuevas líneas de investigación.

Ahora, como industria de interés cultural, las empresas con ánimo de lucro pueden acceder a ayudas para “favorecer la modernización, innovación y adaptación tecnológica”, o bien para “promover las inversiones materiales o inmateriales en el desarrollo de un producto cultural con un alto impacto tecnológico”, para “favorecer la materialización de proyectos que promuevan la oferta de contenidos culturales en internet”, o con el fin de “fomentar la digitalización de contenidos culturales y su difusión internacional”, según reza el BOE en su edición del pasado 4 de abril.

Para las fundaciones y entidades sin ánimo de lucro se prevén también otro tipo de ayudas destinadas al “fomento de actividades que contribuyan a generar contenidos digitales”, o para promover diferentes “manifestaciones culturales” de acuerdo a una serie de finalidades como difundir el valor de la propiedad intelectual, o fomentar la igualdad de género, entre otras.

Enhorabuena

Estamos de enhorabuena, creo que entre todos estamos trabajando duro para el objetivo básico de dignificación y reconocimiento de la Publicidad como lo que es, sector de desarrollo, generador de bienestar y difusor de ideas que de otra forma no llegaría nunca al consumidor.

La Publicidad en el Museo –que redunda precisamente en ese valor cultural ahora reconocido–, el Código de Conducta Publicitaria aprobado hace un par de años por toda la industria –-por cierto, el primero que se ha aprobado en Europa– y, ahora, el reconocimiento de la Publicidad como Industria de Interés Cultural; como digo estamos de enhorabuena.

Creo sinceramente que este es un gran paso para la Industria de la Publicidad, no sólo por las ayudas que irán viniendo bajo esta nueva fórmula, sino sobre todo porque la definitiva unidad del sector ya es un hecho, bajo el paraguas Publicidad sí liderado por la AEACP y con el apoyo de todo el sector vamos a seguir en el camino emprendido y todos juntos poder afrontar los múltiples retos que están por llegar.

No quiero acabar esta pequeña reseña sin agradecer a la AEA y a su director, Juan Ramón Plana, su amabilidad para con Carlos Yepez y conmigo en la Asamblea General, cuando anunció el reconocimiento de la Publicidad como Industria de Interés Cultural.

Fernando Ocaña es presidente de Tapsa

PUBLICIDAD. Las grandes marcas vuelven a la buena publicidad

Alucinante. La siguiente es una de las mejores campañas de los últimos tiempos. Con la crisis nos hemos acostumbrado a ver publicidad mala, barata, promocional y tan comercial que nadie se la cree. Estamos en crisis, lo sabemos, pero el precio no es lo único que mueve al consumidor a la hora de comprar un producto, si fuera así…

  1. La publicidad dejaría de existir: la única forma de vender un producto sería tenerlo más barato que la competencia.
  2. Las tiendas online tampoco: ¿pagar porque me lo traigan a casa? ¿hacer una compra enorme de cosas que aun no necesito para no pagar gastos de envío? Me desplazo a la tienda de abajo que tiene el producto más barato de la ciudad…

Como a muchas marcas se les ha olvidado hacer bien su trabajo y han bajado sus presupuestos en comunicación, relaciones públicas y publicidad, es aquí donde el usuario puede reconocer fácilmente a las empresas que de verdad merecen la pena, las que comunican sus valores y no sólo su precio, las que tienen planes de recursos humanos decentes, que respetan al trabajador y lo pagan a tiempo, que no despiden a sus proveedores y les aplazan el pago por tiempo indefinido. Las compañías egoístas son las que ahora comunican sólo precio creyendo que esta crisis será eterna y que lo único que mueve al consumidro es precio. De nuevo se equivocan, un posicionamiento de responsabilidad social corporativa es capaz de incitar al consumo y provocar la decisión de compra en el corto, medio y largo plazo, mientras que el precio durará… lo que dure la crisis o menos.Por eso, desde El Picaporte Azul no nos queda otra que aplaudir la nueva campaña de Tipp-Ex que no sólo sorprende, sino que también divierte, emociona y hace que saquemos una sonrisa. Últimamente hemos percibido este cambio en las grandes marcas, que siguen apostando por comunicar bien, y este es uno de los mejores ejemplos.

ACTUALIDAD. TVE sin publi… y nadie hace nada

Rozando el politiqueo, no hace falta decir que las medidas contra la crisis en España no surten el efecto deseado (ningún efecto perceptible en realidad), mientras países como Dinamarca están en su etapa final saliendo de la crisis, en nuetsro país acabamos de sumar una nueva torpeza, ahora la Corporación de RTVE no podrá financiarse con publicidad: mal para los medios, mal para las otras cadenas, mal para los anunciantes, mal para las agencias de planificación, de publicidad, de marketing… pero si lo hace Francia y le va bien… pero es que Francia no es España, y Spain is different.

A las deudas de las privadas les sumamos que ahora tendrán que pagar para sufragar los gastos de RTVE, paralelismo como que lso españoles pagan con sus impuestos los portatiles o master de los que parados y niños van a disfrutar (para eso me lo pago yo, ¿no?).

La última: El sector amenaza con elevar las tarifas del teléfono e internet para costear el pago
Deberían amenazar más a los políticos y menos a los ciudadanos, que son quienes tienen el codificador donde mide su audiencia y por tanto la parte de tarta del pastel publicitario.

Lo único que me parece bien: la corporación RTVE asumirá nuevas obligaciones. La primera es que no podrá entrar en la puja de grandes acontecimientos deportivos, algo que cosechó otro aplauso por parte de las televisiones privadas. La nueva ley limita al 10% del presupuesto de compras lo que TVE puede destinar para derechos de emisión de estos eventos (salvo JJOO). Además, la partida dedicada al cine español deberá aumentar en un 20%.

Yo sólo espero que nuestro ente público no termine como la sanidad o la educación que sí, es muy público, pero si de verdad te preocupa tu salud o tu educación, POR NORMA GENERAL, en este país te toca ir a lo privado.