Archivo del sitio

SPAIN. Energia nuclear, almacén de residuos radiactivos, política, España

Que conste que no es necesario estar a favor ni en contra de la energía nuclear como modelo de generación para el abastecimiento energético de un país determinado, tampoco es necesario posicionarse en una ideología política concreta que defienda uno u otro modelo de generación energético: renovables, termicas, nucleares, etc. Es otro es debate el que me hace temblar.

En España tenemos centrales nucleares que producen el 18% de la energía que consumimos, estas centrales producen residuos radiactivos. En España tenemos hospitales que utilizan técnicas láser, radioterapia, quimioterapia, en fin, de uno u otro modo originan una serie de residuos radiactivos. Universidades, empresas químicas con sus laboratorios… que también producen residuos radiactivos a partir de su actividad. ¿Dónde van a parar esos residuos? Depende, en unos casos van a los ATI que hay al lado de las centrales nucleares, en otros casos se lleva a una instalación cordobesa, llamada El Cabril, donde se tratan y almacen con medidas de seguridad extremas.

Pero el almacenamiento no es eterno, muchos de los residuos radiactivos producidos en España en los últimos años son gestionados fuera de nuestras fronteras, son países como UK o Francia los que los tienen almacenados a cambio de que se les pague una buena cantidad de dinero cada año, pero ahora quieren devolverlos y España, de momento, no tiene donde guardarlos. O si, en proyecto está el ATC, una instalación aprobada por el Gobierno y proyectada por la empresa que gestiona en España los residuos radiactivos, ENRESA.

                            

Esta tarde se celebra en Yebra, un pueblo de Guadalajara, una manifestación contra la posible candidatura del pueblo para albergar la instalación del Altacén Temporal Centralizado en esta zona. El proceso de las candidaturas no se ha abierto, pero ecologistas, vecinos y asociaciones ya comienzan a protestar. Y no sólo eso. PP y PSOE de la zona apoyan esta concentración.

El PP, siempre favorable a la energía nuclear dentro de un mix energético que garantice el abastecimiento de energía del país y la no destrucción de los casi 30.000 empleos que genera de manera directa o no este tipo de energía.

El PSOE, en contra de una instalación aprobada por su propio Gobierno como mejor solución al problema de los “residuos expatriados” y por los que, recordemos, estamos pagando un alto precio.

No sabemos qué le parecerá a Zapatero que sus propios compañeros de partido se posicionen contra el ATC, tampoco sabemos qué opinaran los vecinos de la zona cuando los beneficios de una instalación así vayan a parar al pueblo vecino: llamémosle compensación económica, generación de empleo, desarrollo local, centro de investigación tecnológica… A cambio de albergar y tratar, de forma controlada y segura, los residuos de todo el país.